Documento sin título
Contenido creado por Manuel Serra
Cine
Jailhouse rock

Elvis: un film que vuelve a poner la mira en la impetuosa vida del “rey del Rock and Roll”

La historia se cuenta desde la óptica del polémico Coronel Parker, su manager y quien para muchos fue causante de su declive y muerte.

19.09.2022 17:02

Lectura: 3'

2022-09-19T17:02:00
Compartir en

Escribe Pablo Delucis para Cartelera

Las biopics sobre grandes figuras de la música generalmente aseguran bandas sonoras disfrutables y valiosas. El resultado ya es más dispar si hablamos del nivel cinematográfico de cada una de esas propuestas. En este caso, el director Baz Luhrman —Moulin Rouge (2001), Australia (2008), El gran Gatsby, protagonizada por Leonardo DiCaprio (2013)— logra plasmar un más que correcto trabajo en relación a Elvis Presley, una figura que, más allá de sus dotes y de su propia vida, es mito y leyenda.

Como ya es costumbre en el cine de Luhrman, el ritmo es generalmente avasallante, los colores no pasan desapercibidos y algunos recursos de cámara —como dividirla en segmentos narrando sucesos paralelos— aparecen funcionales al relato.

La historia se cuenta desde la óptica del polémico Tom Coronel Parker, descubridor y mánager del artista durante casi toda su carrera. No obstante, Luhrman se las ingenia para no dejar bien parado al polémico agente, abonando de esa forma la teoría que muchos sostienen en cuanto a que su influencia fue decisiva en el declive tanto profesional como personal del cantante. Otro elemento a favor es que, a pesar de ese ritmo generalmente imponente —salvo los últimos 15 minutos en que ya el vértigo decae y predomina un tono más pausado e intimista—, las más de dos horas de metraje no abruman. Tanto en los momentos en que prevalece la música como los momentos de gran tensión dramática, el interés se mantiene más allá de cuánto se conozca acerca de la vida de Elvis.

La película también funciona cuando enmarca su trama en función de sucesos muy importantes de su época, como los asesinatos de John Kennedy y Martin Luther King, el movimiento hippie y la guerra de Vietnam. Es bastante notoria cierta indulgencia con el artista, al pasar por alto, por ejemplo, las reuniones que tuvo con mandos militares y políticos de la época —seguramente la más conocida y publicitada fue con el presidente Richard Nixon—, en los que muchos sostienen que denunció a músicos de su entorno como “comunistas” y contrarios a las políticas del momento en Estados Unidos.

En el rol de Elvis está muy bien Austin Butler, mientras que la interpretación de Tom Hanks como el polémico representante tiene toda la malicia, el patetismo y el desenfado que el rol requería.

Cayendo en la tentación de comparar este film con algunas biopics musicales recientes, como Rocket Man (2019) sobre Elton John o Bohemian Rhapsody (2018) sobre Freddie Mercury, estamos, a mi juicio, ante un trabajo más completo y sin los altibajos narrativos de los antes citados. La leyenda continúa.

Para ver los horarios en que la proyectan las diferentes salas, entrá en Cartelera