Documento sin título
Contenido creado por Agustina Lombardi
Literatura
Los libros y sus autores

Invernizzi: “Si tuviera que dejar de leer para escribir, terminaría hastiado de mí mismo”

Para el escritor, la literatura está para engañarse en tiempos de desamparo.

22.09.2022 16:32

Lectura: 4'

2022-09-22T16:32:00
Compartir en

Además de ser publicista, escribe. Claudio Invernizzi también se dedicó a la docencia y al periodismo. En otros tiempos, fue director de la Televisión Nacional Uruguaya. Pero escribe y ha escrito desde 1985 con Esta empecinada flor, un cuaderno de relatos testimoniales sobre su experiencia en la cárcel. Continuó con La Pulseada, galardonado con el Premio Bartolomé Hidalgo. Sus últimas publicaciones forman parte de una trilogía sin terminar: La memoria obstinada de Puerto Vírgenes y El pasado es un montón de cosas inconclusas.

¿Cuándo empezaste a escribir?

Empecé algunos años antes que a jugar al baby futbol.

¿Te acordás de cuál fue el primer libro que te marcó?

Si, definitivamente: Juan Cristobal de Romain Rolland.

¿Dejar de leer o dejar de escribir? ¿Por qué?

Sospecho que si tuviera que dejar de leer para escribir terminaría hastiado de mi mismo.

Contanos qué estás leyendo ahora.

Abiertos arriba de mi mesa están: La Balada del Álamo Carolina, de Haroldo Conti; Al Otro Lado del Muro, Antología de cuentistas alemanes, EROS, El dulce-amargo de Anne Carson y Las Instrucciones del Año Xlll, 200 años después de Gerardo Caetano y Ana Ribeiro.

Foto: Montevideo Portal | Javier Noceti

Foto: Montevideo Portal | Javier Noceti

¿Cuáles son tus escritores uruguayos favoritos? ¿Identificás influencias? ¿Cuáles? ¿Alguno que te guste recomendar?

Prefiero abrir la puerta de las influencias mas que la de los favoritismos: mi última novela, en particular, tiene claras referencias a Paco Espínola, Mario Delgado Aparaín y Mario Arregui.

¿Sos de releer? ¿A qué libro solés volver?

A muchos. Pero esta vez elijo nombrar El Siglo de las Luces.

Recomendanos un libro, un disco y una película para este fin de semana.

Disco: Caetano y Chico Juntos e Ao Vivo (sábado y domingo). Peli: Casablanca (sábado de noche). Libro: El infinito en un junco, de Irene Vallejo (para muchos domingos de tardecita).  

Contanos sobre esa vez que un lector te reconoció en la vía pública.

Fue hace poco. Un muchacho me saludó con excedida admiración, me pidió una selfie y después me dijo: “¿Y qué hacés en Montevideo, Fito? ¿Vas a tocar?”.

Tu autobiografía en una frase.

Nací y crecí pensando que era otro.

Tenés que convivir un mes con una autora o un autor: ¿a quién elegís?

¿Un mes?  Francisco de Quevedo, sin dudas. Me encantaría divertirme a costillas de cualquier monarquía.

Un lugar para volver.

Puerto Vírgenes.

Foto: Montevideo Portal | Javier Noceti

Foto: Montevideo Portal | Javier Noceti

El primer verso que te viene a la mente.

Cerrar podrá mis ojos la postrera.

¿Para qué literatura en el tiempo del desamparo?

Para engañarse.

Lo último que comiste va a ser el menú para toda tu vida, ¿qué es?

Puchero.

Tu idea de felicidad y tu idea de miseria.

Felicidad: comer pan marsellés con jalea de membrillo. Miseria: que la jalea desborde el pan pegoteándome las manos y las hojas del libro que estoy leyendo.

Sobre El pasado es un montón de cosas inconclusas:

Sergio Arrantes busca develar el destino de un sable y cinco millones de dólares robados en los turbulentos años setenta. Varios de los protagonistas están vivos y la mayoría atraviesa una longevidad activa pero silenciosa, con ocultamientos deliberados y con heridas sin cauterizar. Arrantes los identifica, habla con ellos y usa su programa de radio, donde cuenta biografías fabuladas de las vecinas y vecinos del lugar, para animarlos a decir sus verdades.

Esta novela relata, con un lenguaje intenso y extraordinariamente rico, hechos atrapantes que hacen viajar a los personajes en el tiempo con comodidad, a la vez que deja resquicios por donde la imaginación del lector acompaña y va cerrando, a su modo, las historias.

Claudio Invernizzi vuelve a sacudir el ramaje de la invención proveniente de su anterior novela La memoria obstinada de Puerto Vírgenes, ese territorio sin límite que creó y por el cual fue reconocido con el Premio Bartolomé Hidalgo de narrativa.