Documento sin título
Contenido creado por Manuel Serra
Música
Supieron saciar su sed

La Vela Puerca se presentó y desbordó de emociones al Estadio Centenario

Miles dijeron presente en lo que seguramente se convertirá en uno de los recitales de rock uruguayo más importantes de los últimos años.

04.04.2022 11:56

Lectura: 7'

2022-04-04T11:56:00
Compartir en

Por Sebastián Astorga

Santiago nació en 1993, escucha a La Vela Puerca desde antes de lo que su memoria registra, tiene unas rastas que le cuelgan por la espalda y un montón de tatuajes de distintos tamaños y formas en su brazo derecho: uno por cada álbum de la mítica banda uruguaya que la noche del sábado dio un concierto tan esperado como icónico en un escenario que ha sido testigo del reencuentro de artistas que componen lo más importante del folclore nacional con su público en casa, entre tantas otras cosas, el Estadio Centenario.

Si bien no es un regreso como el protagonizado por artistas en los ochenta, lo es para la banda liderada por Sebastián “Enano” Teysera tras dos años de un impasse pandémico que no permitió grandes recitales y que alimentó la ansiedad de un público sediento de pogos y saltos veleros.

La tribuna Olímpica se va llenando de a poco. Afuera del estadio las filas para entrar a cada acceso están abarrotadas de gente y los controles de seguridad precisan de la paciencia de quienes empiezan a escuchar instrumentos sonar al otro lado de las barreras. Son las 20:05 y sale al escenario Florencia Núñez, la artista rochense que, con su guitarra acústica y una banda detrás, toca tanto temas propios como del álbum homónimo del documental “Porque todas las quiero cantar: un homenaje a la canción rochense”, en el que interpreta a artistas del departamento de Rocha y explora la historia musical de ese departamento. Flor, que toca por primera vez en un lugar como el Centenario, se baja pasadas las 20:30. Las luces del estadio siguen encendidas y siguen llegando, apurados, los últimos asistentes de la noche. Varios grupos de personas que accedieron a la platea Olímpica (la parte más cercana al escenario) conversan y se sacan fotos. Algunos, como Santiago, no contienen la emoción y comienzan a saltar en el lugar. De vez en cuando se corea el conocido “vamos, vamos la vela de mi corazón”.

Montevideo Portal | Sebastián Astorga

Montevideo Portal | Sebastián Astorga

Banderas, pancartas y muchísimos colores: entre los miles de asistentes destaca la diversidad de quienes vienen a ver a la banda que se consolidó como una de las más populares del rock no solo uruguayo, sino regional. Pablo es chileno, tiene 35 años, y admite que “fue un parto” venir desde Santiago a ver a la banda con su pareja, Diana. Se le complicó debido al cambio de fechas del concierto, inicialmente pautado para el pasado 19 de marzo, pero hizo todo lo posible por conseguir nuevos pasajes de avión, el hotel y pagar un poco más por venir a ver al grupo que sigue desde hace 20 años a cada recital que dan en Chile y Argentina porque “esto lo vale”. “Vine a cumplir el sueño de venir a verlos aquí”, cuenta Pablo a Latido BEAT.

Son las 21:15 y el jefe de escenario camina frenéticamente de un lado al otro. El público comienza a cantar temas de la banda y el equipo técnico termina de liquidar con el armado de la banda y sus invitados.

Rastas y glitter se van mezclando en lo que será el epicentro del pogo frente al escenario. Faltan pocos minutos y varios vasos de cerveza vacíos se van acumulando en el suelo.

Montevideo Portal | Sebastián Astorga

Montevideo Portal | Sebastián Astorga

Pasadas las nueve y media, se apagan las luces y el vitoreo de la gente se vuelve intenso. Sale el “Enano” a escena junto con Nicolás “Mandril” Lieutier (bajo), Rafael Di Bello (guitarra), Sebastián “Cebolla” Cebreiro (voz), por un lado y José “Pepe” Canedo (batería), Santiago Butler (guitarra), Carlos Coli Quijano (saxofón) y Alejandro Piccone (trompeta). Como en un fogón, comienza a sonar la guitarra de “Va a escampar”, para luego sumarse toda la banda y hacer saltar a la gente.

La entrada en calor se pasa rápidamente y pasamos a saltar y chocar en el primer pogo cuando suena “Llenos de magia”. De bandera la ilusión, la banda no escatima en temas bien para arriba en esta primera parte del show. Santiago, el “rasta” con el que charlábamos, salta desaforado en medio de la gente con una chica sobre sus hombros. La energía de miles de personas se vuelve catarsis en pocos minutos.

Sin embargo, en el tercer tema sucede un desperfecto que deriva en uno de los momentos más mágicos del show.

Un error técnico con la guitarra del "Enano" sobre los primeros versos de “Sobre la sien” hace que varios integrantes de la banda se hagan señas entre sí para parar. Ni siquiera se dio paso a la confusión: la gente siguió cantando a capella a pesar de que la banda dejó de tocar súbitamente. El Enano devuelve su averiada guitarra a un técnico y vuelve al micrófono con una cómplice sonrisa, uniéndose a los versos que los miles de presentes en el Parque Batlle de Montevideo siguen cantando. La batería de Pepe marca la reentrada y los instrumentos se suman a la voz de una canción que, en vez de quedar trunca en su interpretación, le agregó un factor serendípico inolvidable que exaltó las emociones de los presentes.

Fueron pasando los temas. Anunciaron que tocarían una treintena. Y cumplieron.

El Enano fue llamando invitados al escenario. El primero, Ernesto Tabárez, se subió para tocar "La Madeja". Luego, le siguieron Garo Arakelian, histórico guitarris y compositor de La Trampa, para interpretar "Mutantes”; Martín Morón, ex Abuela Coca, se subió para tocar el trombón desde “Pedro” en adelante; Diego Arquero rapeó en “La Pastilla” y se subieron Camila Rodríguez, vocalista de Niña Lobo, junto con Leticia Gambaro, violista, para interpretar uno de los temas más esperados: “Zafar”.

Montevideo Portal | Sebastián Astorga

Montevideo Portal | Sebastián Astorga

Hacia la última parte del recital, tras un breve descanso de toda la banda, el Enano habla de la semilla, de eso que significó que la banda se convirtiera en la punta de lanza del rock uruguayo de este siglo, y lo relacionó con las nuevas generaciones que vienen a tomar la batuta. Así presenta a Florencia Núñez, quien vuelve a subirse al escenario para interpretar “Mi semilla” con la banda.

El show venía acercándose a su final. Los miles de espectadores que esta noche del sábado ya supieron saciar su sed; su sed de emociones encontradas y revoleadas entre la agitación y las lágrimas de la emoción. “Por la ciudad”, “El viejo” y “El profeta” le van dando un cierre perfecto al show como banda con los temas más arriba que pudieron dar.

Montevideo Portal | Sebastián Astorga

Montevideo Portal | Sebastián Astorga

El cansancio se comienza a notarse en la voz del “Enano”. No obstante, se queda solo, ante la inmensidad de la tribuna Olímpica, con su guitarra acústica. La banda y los invitados se van luego de la foto juntos. Las luces bajan y un conmovido Sebastián Teysera comienza a rasgar los acordes de “José sabía”. Apoyado por el público en algunas estrofas, lo da todo. Muere con su voz. Estremece y arrebata a miles que se llevan la dicha de haber dicho presente en uno de los espectáculos más importantes de los últimos años en la historia del rock uruguayo.

Por Sebastián Astorga


Te puede interesar El Centenario, La Vela Puerca y el reencuentro con una banda que “trasciende las modas"