Documento sin título
Contenido creado por Federica Bordaberry
Historias
Cambio de a dos

Yente y Del Prete, esa pareja de artistas que tuvo como constancia el tránsito

La exposición que junta la obra de ambos artistas está disponible en el segundo piso del Malba, en Buenos Aires.

25.07.2022 16:37

Lectura: 6'

2022-07-25T16:37:00
Compartir en

Ella nació en Buenos Aires, en 1905. Si se le ponen títulos, se dice que fue pintora, escultora e ilustradora. Si se le ponen títulos, también se dice que estudió filosofía en la Universidad de Buenos Aires, que asistió al taller de Vicente Puig en Buenos Aires, a la Escuela de Bellas Artes de la Universidad de Santiago de Chile. Que en 1935 realizó su primera muestra de arte de forma individual en Amigos del Arte, donde presentó dibujos figurativos.

Ese año, 1935, es la razón de este texto.

Desde 1937, dos años después, participó en los inicios de la abstracción en la Argentina, aunque cultivó la figuración a lo largo de toda su vida. La abstracción es relevante porque fue la primera artista mujer de Argentina en practicarla.

En 1945, comenzó una serie de relieves y de objetos constructivos. De 1956 a 1959, tapices abstractos con lanas e hilos de colores combinados con pintura. A partir de 1957, algo que llamó “impresionismo abstracto”, una pintura no figurativa de conformación libre. Realizó más de veinte libros inéditos, todos ilustrados, a lo largo de su vida.

Ella, que de nombre de nacimiento era Eugenia Crenovich, murió en 1990 y era más conocida como Yente.

Él, que nació en Vasto, Italia, en 1897, emigró a Buenos Aires junto a su familia siendo niño. Creció en el barrio La Boca y fue autodidacta en el arte. Si tuvieran que decirse cosas que hizo, se comienza diciendo que en 1925 hizo un primer envío al Salón Nacional. Que al año siguiente presentó su primera exposición individual en Asociación Amigos del Arte. Que en 1929 ganó una beca para estudiar en París, que allí conoció a los clásicos y a los pioneros de las vanguardias. Que se relacionó con Joaquín Torres García, Hans Arp y Enrico Prampolini.

Montevideo Portal | Federica Bordaberry

Montevideo Portal | Federica Bordaberry

Que en 1933 volvió a Buenos Aires, donde presentó sus pinturas y sus collages abstractos. Que esa misma exposición fue la primera de arte no figurativo en Argentina. Que luego hizo otra donde expuso esculturas abstractas. Que esas exposiciones no fueron entendidas entre los porteños de la época. Que él experimentaba con la abstracción y con lo que heredó de Dadá.

Que, en 1935, sucedió algo que es, también, la razón de este texto.

Que en la década del 40 continuó con su obra figurativa. Que en 1945 volvió a Europa y que allí expuso en París, en Génova, en Milán y en Como. Que durante esos años presidió la Agrupación de Artistas no Figurativos y que varias instituciones han presentado exposiciones retrospectivas sobre él, sobre su carrera artística.

Él, que de nombre de nacimiento le pusieron Juan Del Prete, que murió en Buenos Aires en 1987, conoció a Yente.

Se conocieron en ese año, en 1935, Yente y Del Prete. Fue en una muestra de Del Prete en Amigos del Arte.

Se conocieron un inmigrante instalado en La Boca, que se formó con los pintores de su barrio, con una mujer porteña, que había estudiado filosofía y que era hija menor de una familia acomodada de origen ruso.

Se conocieron y durante los siguientes dos años comenzaron una relación que siguió toda su vida. Una relación que, además de amorosa, fue artística. Una relación que se expresó a través de la abstracción como corriente, pero de tantas otras también.

Montevideo Portal | Federica Bordaberry

Montevideo Portal | Federica Bordaberry

Compartieron su vida, Yente y Del Prete, durante cincuenta años, y eso significó que intercambiaran de forma cotidiana ideas relacionadas al arte. Y, aunque nunca expusieron sus obras juntos, ahora el Malba en Buenos Aires realizó una muestra del vínculo entre ambos.

“Fue una constante en la pareja el tránsito entre figuración y abstracción abarcando diversos estilos (entre otros, cubismo, surrealismo, abstracción, expresionismo), así como una experimentación matérica acusada, tanto con los materiales del arte (diversos soportes, témperas, tintas, óleos trabajados a pincel y espátula; acusados empastes y chorreados) como con un amplísimo abanico de elementos propios del bricolaje y materiales de descarte. Yente y Del Prete, en su incontenible pasión por el hacer, se apropiaron del canon del arte moderno a través de diversos referentes, corrientes y representaciones”, dijo la curadora Marita (María Amalia) García al Malba (Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires) para la exposición.

La exposición reúne más de 150 obras de ambos, desde los años 30 hasta los 80, e incluye pinturas, esculturas, tapices, dibujos. Y esa exposición se llama "Vida venturosa".

Tiene como principio ideológico plantear que la creatividad no es, necesariamente, una lucha solitaria, que no tiene por qué ser individualista. Se centra en los vínculos afectivos cotidianos como forma de influir en lo artístico.

Montevideo Portal | Federica Bordaberry

Montevideo Portal | Federica Bordaberry

Se basa, entonces, en su creatividad como pareja y en su vínculo amoroso. En lo personal y en lo profesional. Es decir, en lo artístico como punto medio e inevitable de los creadores.

Las obras expuestas provienen, sobre todo, del Archivo Yente Del Prete, que está a cargo de Liliana Crenovich, sobrina de la artista. También hay colaboraciones de colecciones privadas y públicas.

En los años 40, la producción de Yente caminó hacia el constructivismo y fue esa elección la que la llevó a destruir parte de su propia obra. Del Prete, en realidad, hacía lo mismo. En su caso, sin embargo, la razón no era el cambio de ideología, sino que era la falta de espacio para guardar sus creaciones.

Lo que ella destruyó no quedó documentado, mientras que lo de Del Prete sí. Por eso, y posiblemente por los roles de género vigentes en sus años, la carrera de Del Prete se vio más privilegiada que la de ella.

Montevideo Portal | Federica Bordaberry

Montevideo Portal | Federica Bordaberry

Esa década, la de los 40, también fue importante para la pareja porque comenzaron los debates en torno a la abstracción en el medio artístico porteño. Sin embargo, ni Del Prete ni Yente tomaron posturas con respecto a manifiestos ni a programas.

La propia Yente dejó expresada la incomodidad que sentía debido a los debates. Sin embargo, a pesar de su postura crítica, ambos fueron suficientemente versátiles como para explorar las posibilidades que el mundo artístico les presentó.

Es que la constante en la obra de ambos artistas es, de forma paradójica, el tránsito, el cambio, el movimiento, entre estilos y corrientes.